CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA – I – RUBÉN DARÍO

 I  Yo soy aquel que ayer no más decía  el verso azul y la canción profana,  en cuya noche un ruiseñor había  que era alondra de luz por la mañana. El dueño fui de mi jardín de sueño,  lleno de rosas y de cisnes vagos;  el dueño de las tórtolas, el dueño  de góndolas y… Jarrai ezazu CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA – I – RUBÉN DARÍO irakurtzen

DON QUIJOTE DE LA MANCHA – Capítulo II – MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

I – II – III  Capítulo II Que trata de la primera salida que de su tierra hizo el ingenioso don Quijote Hechas, pues, estas prevenciones, no quiso aguardar más tiempo a poner en efeto su pensamiento, apretándole a ello la falta que él pensaba que hacía en el mundo su tardanza, según eran los… Jarrai ezazu DON QUIJOTE DE LA MANCHA – Capítulo II – MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA irakurtzen

SI ALGUIEN LLAMA A TU PUERTA – GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ – POEMAS

SI ALGUIEN LLAMA A TU PUERTA Si alguien llama a tu puerta, amiga mía, y algo en tu sangre late y no reposa y en tu tallo de agua, temblorosa, la fuente es una líquida de armonía. Si alguien llama a tu puerta y todavía te sobra tiempo para ser hermosa y cabe todo abril… Jarrai ezazu SI ALGUIEN LLAMA A TU PUERTA – GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ – POEMAS irakurtzen

VEINTE POEMAS DE AMOR Y UNA CANCIÓN DESESPERADA – 1 – PABLO NERUDA

PABLO NERUDA VEINTE POEMAS DE AMOR Y UNA CANCIÓN DESESPERADA Poema 1 Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,  te pareces al mundo en tu actitud de entrega.  Mi cuerpo de labriego salvaje te socava  y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.  Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros … Jarrai ezazu VEINTE POEMAS DE AMOR Y UNA CANCIÓN DESESPERADA – 1 – PABLO NERUDA irakurtzen

EL ALEPH – JORGE LUIS BORGES – CUENTO

EL ALEPH La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios; el hecho me dolió, pues comprendí… Jarrai ezazu EL ALEPH – JORGE LUIS BORGES – CUENTO irakurtzen